Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Se inflama rechazo de vecinos al aeródromo de Buin (La Segunda 23 de abril) - 24/04/2004 (Texto Original)


Quién es quién y cómo se sienten afectados en el "barrio" luego de la aprobación ambiental.

Radicalizado está el ambiente en Paine y Buin a raíz de la determinación de la Corema de la Región Metropolitana, que ayer aprobó la construcción del aeródromo San Gregorio en el límite de ambas comunas.

Quienes apoyan esta inversión de US$10 millones - principalmente la municipalidad de Paine- apuestan por un futuro inmediato mejor. En cambio, los detractores - vecinos de Buin y viñateros- sólo vislumbran un horizonte negro.

La Segunda constató en terreno cuáles son los puntos de la discordia de esta historia que podría prolongarse, pues los opositores preparan recursos legales para continuar la lucha en los tribunales.

ADIOS VIDA TRANQUILA.

Al norte del proyecto se encuentra el Colegio Campanario, al que asisten mayoritariamente los hijos de profesionales jóvenes que optaron por un estilo de vida más tranquilo, alejándose de Santiago. Sueño que aseguran está a punto de desplomarse. Carmen Echeverría, directora del colegio, califica de "tremenda" la decisión gubernamental. Asegura que el proyecto educativo que vienen desarrollando hace siete años en Buin no se alterará, pero reconoce que habrá incomodidades para los alumnos y para sus padres, pues "muchos de ellos viven en torno al lugar en el que se quiere construir el aeródromo".

AQUI ESTARA LA PISTA DE ATERRIZAJE

que tendrá 1.200 por 23 metros y se emplazará en este terreno. El proyecto contará con un edificio corporativo, torre de control, hangares, planta de tratamiento de aguas servidas, etc. Operarán aeronaves de no más de 5.700 kilos (avionetas, helicópteros, jets).

OPOSICION ACERRIMA.

Las calles de Buin están plagadas de carteles que llaman a la comunidad a rechazar la construcción del aeródromo.

LOS VECINOS MAS PROXIMOS.

Estos son los únicos particulares que viven, literalmente, pegados al deslinde norte del terreno en el que se construiría el aeródromo. Don Clemente y doña Felicia, casados hace 43 años, habitan una parcela. Sufrirán en carne propia las molestias acústicas. Explican que nadie les ha dicho nada ni menos les han ofrecido comprarles sus tierras. "No estamos ni en contra ni a favor del proyecto, pero nos pueden echar de acá. Tendrían que indemnizarnos".

El informe de la Corema nada dice sobre las personas que viven pegadas a las 9 parcelas (68 hectáreas) en las que se hará la pista. En el ítem "Medio Ambiente Humano" sólo se menciona a las 20 personas - cifra en duda- que perderán sus trabajos por este proyecto.

IMAGEN DE LOS VINOS.

Los principales detractores a este proyecto son los viñateros de la zona (Santa Rita, Pérez Cruz, Huelquén, Antiyal, entre otras). Consideran que la contaminación que generaría el aeródromo sería letal para la imagen y precio de sus vinos.

Alvaro Espinoza tiene 8 hectáreas orgánicas - tres en producción- y asegura que el valle del Maipo es muy respetado internacionalmente en el mercado vitivinícola y muestra revistas extranjeras que la denominan como la ruta chilena de los chateaux. "La sola construcción del aeródromo va a afectar la imagen de nuestros vinos. Lo que hemos logrado se vulnera con esta decisión", asegura. Su viña, Antiyal, exporta sólo 500 cajas anuales de vino orgánico.

El informe técnico advierte que los residuos provenientes de los talleres del aeródromo serán captados y trasladados a una empresa. Las aguas servidas serán tratadas y utilizadas para regar áreas verdes. En cuanto a residuos sólidos de la construcción, todos serán depositados en lugares autorizados o reutilizados en el proyecto.

DISTRACCION PARA ESCUELA.

A 2 km del cabezal sur de la futura pista se encuentra la Escuela El Tránsito, donde estudian 330 niños de la zona. A las autoridades del establecimiento les preocupan la seguridad de sus alumnos ante una emergencia aérea y el ruido que generarán los 85 mil vuelos al año.

La tía Oppy, como le dicen los niños, opina que el ruido afectará el rendimiento de los alumnos, "los que se distraerán permanentemente". Y considera inaceptable que terrenos de gran riqueza agrícola se pierdan para siempre.

Sobre el ruido, el informe técnico de la Corema indica que cuando se supere la norma se implementarán medidas de mitigación en los establecimientos educacionales en puertas, ventanas y techos de las aulas.





Volver Índice Noticias