Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Proyecto San Gregorio: Alcalde rechaza en Buin un nuevo aeródromo (El Mercurio, 5 de noviembre del 2003) - 05/12/2003 (Texto Original)

Ángel Bozán insiste en que el proyecto tiene falencias ambientales y técnicas.

El alcalde de Buin, Ángel Bozán, confía en que la Comisión de Medio Ambiente de la Región Metropolitana mantenga su rechazo al proyecto del aeródromo de San Gregorio, que se espera emplazar en terrenos de esa comuna.

Días atrás la empresa al frente de la iniciativa, Los Silos de Nazareno, respondió a todos los reparos y observaciones hechas por los servicios públicos que deben evaluar su estudio de impacto ambiental. Sostiene que su proyecto no causará daños al entorno y ayudará a paliar el problema que surgirá a fines de 2004 con el cierre de Cerrillos, si es que logra empezar la construcción del aeródromo dentro de sus propios plazos.

Pero ayer Bozán insistió en su negativa al proyecto y dijo que el Gobierno debe estudiar otras alternativas para enfrentar el no despreciable problema que caerá sobre la Región Metropolitana con el cierre de Cerrillos y también, probablemente, con el del aeródromo de Tobalaba.

Bozán recordó los accidentes aéreos ocurridos en Tobalaba y, considerando que la Corema aún no se pronuncia definitivamente sobre el proyecto, aseguró que la iniciativa carece de respaldo técnico y medioambiental.

A su juicio, hay limitaciones geográficas que obligan a los titulares del proyecto a admitir que se harían vuelos sin instrumentos, generando inseguridad en los lugareños. Reparó también en que en Alto Jahuel viven más de cinco mil personas, algunas de ellas a no más de 300 metros de donde se construiría la pista del aeródromo.

Para él, las autoridades deben pronunciarse respecto a la solución requerida, más aún cuando incluso la Dirección General de Aeronaútica Civil (DGAC) ha dicho que existen mejores lugares. Recordó que se han ofrecido públicamente otras alternativas como Melipilla.

"Las limitaciones del espacio aéreo en la región obligan a actuar con sentido de futuro", dijo.

Bozán confía en que la Corema mantenga su postura contraria al proyecto San Gregorio y "no ceda frente a las presiones de los inversionistas".

El proyecto fue rechazado en enero pasado por 17 votos y una abstención, lo que implica que para que sea aprobado se requiere que cambien de opinión al menos 10 personas.

Debido a que se registró una falla de forma, esta votación fue anulada y la comisión regional ambiental debió permitir a los titulares del proyecto responder a las dudas, quejas y objeciones.






Volver Índice Noticias