Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Concesionarios de Los Cerrillos sin pistas sobre aerodromos privados - 07/11/2003 (Texto Original)

La actividad aéro-económica que oxigena a Cerrillos desaparecerá porque el aeródromo será reemplazado por un ambicioso proyecto urbano. Se sienten abandonados a su suerte y rechazan desconocimiento de la autoridad sobre la aviación general y su silencio sobre opciones.

ELIA SIMEONE (El Mercurio, 7 nov 2003)

En "caída libre" se sienten gran parte de los actuales concesionarios del aeródromo de Los Cerrillos.

"Eso es lo que no se sabe", "Nadie sabe nada" o "Todavía no hay respuesta para eso", resumen la completa incertidumbre que los agobia.

Así, quienes enloquecen por los aviones y gozan volando están literalmente en "el aire", pues sólo saben que el terminal se cerrará en diciembre del próximo año para que las viejas pistas y hangares desaparezcan dando paso a la modernidad.

Allí se levantará el "Portal Bicentenario", un megaproyecto habitacional autosustentable que el ministro de la Vivienda, Jaime Ravinet, bautizó como "la Nueva Ñuñoa".

El último encuentro internacional de importancia, la Feria Internacional del Aire y del Espacio (Fidae 2004), se realizará todavía allí y algunos concesionarios tienen el dato de que tras esa cita comenzará el desalojo. Actualmente, son 37 las organizaciones, instituciones y empresas comerciales que desarrollan actividades aéreas o en apoyo a éstas, sin incluir la Fuerza Aérea.

Las operaciones anuales se estiman en 80 mil y siempre se creyó que la alternativa iba a ser el aeródromo de Buin, pero este proyecto fue rechazado ambientalmente en una primera instancia y no hay certeza de que logre tal aprobación.

El aeródromo de Tobalaba también se está reduciendo y... no hay más. La autoridad sugiere que se busquen alternativas en la V y VI Región, pero eso no causó mucha gracia entre los concesionarios privados y clubes y prestadores de servicios pequeños. "Eso es lo que no se sabe", admite Jaime Carrasco, de la empresa "J y J Reparaciones".

Como prestadores de servicios de mantenimiento, motor, electricidad y otros, forman parte de ETEA (Empresas Técnicas Aeronáuticas). Comenta que la situación de estos asociados no es distinta a la de los clubes aéreos y otros que están en Los Cerrillos. "Lo de Buin ya no corre", declara y resume el sentir de desamparo que tienen: "Va a llegar el momento y cada uno va a tener que defenderse como pueda".

El dueño de Aero Santa María (también una ETEA), Patricio Santibáñez, muestra su descontento con la autoridad, a la cual acusa de hablar livianamente y no saber de aviación general. Muy indignado se muestra con las palabras de algunos ministros que sugieren como alternativas pistas privadas fuera de la Región Metropolitana.

"La situación es bastante deprimente y caótica para muchas empresas, gente que, como el suscrito, han invertido gran cantidad. La Dirección General de Aeronáutica Civil sigue presionando con el cobro de las concesiones y operaciones aéreas y nadie se hace responsable".

Sólo rumores. Entre ellos, que la DGAC estaría barajando un proyecto en Padre Hurtado.

Los clubes aéreos no están mejor. "Nada. Nadie sabe nada", comenta un funcionario del grupo del Banco del Estado, que ya tuvo una mala noticia: en Tobalaba le daban un "terrenito para un solo avión" (tienen diez) y una "secretaría chiquitita". "Estamos horriblemente preocupados...Hablaban de Olmué, pero no podemor ir tan lejos porque somos de Santiago", resume la situación de los otros cuatro clubes.





Volver Índice Noticias