Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Ofensiva del Valle del Maipo para tener los mejores vinos - 25/10/2003 (Texto Original)

18 Viñas de la Zona Formarán su Propia Ruta del Vino


Sólo en bodegas tienen 90 millones de dólares invertidos los viñateros del Maipo.

Productores, entre los que sobresalen Santa Rita y Cousiño Macul, en alerta por la instalación de un aeropuerto en la zona.

Las 18 viñas que coexisten en el valle del Maipo, a unos 30 kilómetros al sur de Santiago, quieren recobrar el tiempo perdido y ocupar un lugar preponderante en el mapa viñatero nacional.

Para eso están sentando las bases para desarrollar una Ruta del Vino, a la usanza de otras zonas vitivinícolas, y allegando recursos, más tecnología, para seducir los paladares de todo el mundo.

Sólo en bodegas hay invertidos 90 millones de dólares, entre las cuales sobresale la vanguardista y con aires de catedral de la viña “Pérez Cruz”, obra del arquitecto José Cruz Ovalle, quien no tiene parentesco con los dueños de la empresa.

“Esta zona es la mejor para producir los mejores vinos tintos del mundo”, afirmó Colin Rogers, gerente de Viña Cousiño Macul, que en los últimos siete años viene desarrollando el traspaso de sus instalaciones desde Macul hasta esta zona, con una inversión de 22 millones de dólares.

“Si no estuviéramos convencidos del potencial de este valle no nos hubiéramos venido para acá”, agregó.

La idea que agrupa a viñedos tan reconocidos como Santa Rita, Cousiño Macul, Pérez Cruz, San Pedro, Santa Emiliana, Carmen y Antiyal, entre otros, es posicionar la zona como la principal productora de mostos, especialmente tintos, en respuesta a los avances logrados por los valles de Colchagua y Casablanca.

En ese sentido, Arturo Cousiño, presidente de Cousiño Macul, advirtió que el Maipo “es el valle más famoso de Chile en el extranjero, pero no es el que hace más ruido”.

Por el momento, están viendo las factibilidades de impulsar un área de turismo agrícola, porque “el potencial está”, comentó Marina Ashton, de la viña Antiyal, una atrevida iniciativa artesanal, guiada por el enólogo Alvaro Espinoza. Una sola botella de Antiyal cuesta 23 mil pesos, claro que el 90 por ciento de la producción, de poco más de 6 mil botellas, se va al extranjero.

Por poner un ejemplo de las posibilidades de expansión turística, mencionaron los 20 mil visitantes que recibe cada año la viña Santa Rita en su restaurante y hotel.

También los turistas europeos que llegan dateados a la casa del matrimonio Ashton Espinoza, lugar donde se procesan los Antiyal. “La gente llega porque alguna vez probó nuestros vinos y se interesan en saber de dónde provienen y cómo se hacen”, explicó Ashton.

La visita cuesta 10 mil pesos por persona.

Sin aeropuerto

Por las calles y casas de Alto Jahuel, el pueblo más cercano a los viñedos, que ocupan 3 mil hectáreas, proliferan carteles en rechazo a un aeropuerto, de capitales privados, que se pretende instalar en medio de la zona.

Los lugareños sienten que los aviones terminarán por destruir su principal fuente laboral, debido a la contaminación de imagen que una terminal aérea podría ocasionar.





Volver Índice Noticias