Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Valle del Maipo: embajador oficial de Chile, El Mercurio - 25/08/2003

El Mercurio, 25 de agosto 2003

Es el valle chileno más tradicional del país, y para muchos es símbolo inequívoco de los mejores vinos que se dan en esta tierra.

Por Ana María Barahona A.

Sigue siendo la gran carta de los vinos chilenos. Respetado y sinónimo de nuestros caldos en el exterior, el valle del Maipo es un paraje ideal para el cultivo de la uva, pero con grandes diferencias entre las distintas zonas que lo abarcan. Son pocos los que discuten la coloración de sus uvas, la calidad de taninos y la elegancia superlativa que se logra en algunas áreas específicas.

"Es el mejor valle de Chile para los Cabernets, lejos", nos dice serio y muy seguro, Enrique Tirado, enólogo de Don Melchor y Almaviva, dos de los hijos ilustres del valle más caro para plantar en Chile refiriéndose al sector donde le ha tocado trabajar: el Maipo Alto.

Caja de sorpresas

Hacemos esta diferencia porque es en esta región, pegada a Santiago, donde se da uno de los panoramas más variopintos del vino nacional. Gran parte de las viñas con mayor tradición de nuestro país se encuentran aquí, divididas entre el Maipo Alto que considera las localidades de Pirque y Macul; en el área intermedia Alto Jahuel y Huelquén; y en el Maipo Bajo aparecen Isla de Maipo, Talagante, Santa Ana y Calera de Tango.

Maipo es hoy la cuarta zona del país en cuanto a producción de vinos con denominación de origen, y ha conseguido importantes reconocimientos con la cepa bordolesa más famosa y consumida del mundo: el Cabernet Sauvignon. De a poco van surgiendo nuevas cepas que quieren ser buenas compañeras en la conquista de mercados internacionales. Ahí aparecen nombres como Merlots, Carmenères, Syrah e incluso Sauvignones Blancs.

El valle, en general, presenta un clima de tipo mediterráneo, con pocas precipitaciones (concentradas durante el invierno) y un verano caluroso muy propicio para la correcta madurez de las uvas. La oscilación térmica también presenta diferencias según las zonas de las cuales hablamos: en el Maipo Alto hay mucho más calor y los vientos de la cordillera de los Andes juegan un papel preponderante en la lenta madurez de las uvas por lo que los vinos suelen tener taninos con más estructura, concentración y fineza; mientras que en el Maipo Bajo la temperatura es más bien templada lo que equivale a vinos más frutosos (del tipo rojo maduro en el caso de los tintos) y de taninos redondos y suaves. Los suelos son, en general, de origen aluvial, con buena porosidad y drenaje.

"Maipo es una caja de sorpresas", nos dice Alvaro Espinoza, enólogo asesor de varias viñas y de un vino emblema de la zona por ser uno de los exponentes más interesantes en el rubro orgánico. Es muy amplio como para dar una sola visión. En el caso del sector más andino (Buin, Puente Alto, Pirque, Huelquén, Alto Jahuel) las condiciones de suelo y clima dan un tipo de Cabernet Sauvignon más clásico; mientras que al lado de la costa se gana en frutosidad pero tienen menos estructura, explica.

Clase mundial

Para Pablo Morandé, uno de los hombres con más trayectoria en la enología chilena y el creador de Don Melchor en los años ochenta, también es importante la diferencia que consigue el Maipo respecto a otros valles en cuanto a la composición de sus aguas que cuentan con importantes cuotas de sales que ayudan a conseguir "ese equilibrio entre alcohol y acidez que permite la madurez de los taninos", y agrega una frase acuñada en años: "Para mí Puente Alto, San Bernardo y Pirque son los mejores lugares de Chile en la consecución de vinos de clase mundial".

Lugares donde han hecho sus inversiones veteranas viñas chilenas como Concha y Toro, Santa Rita y Carmen, entre otras.

"Yo coincido en que hay zonas muy distintas dentro del mismo valle, y no podemos compararnos con el Maipo Alto. Pero lo que sí tiene como característico la zona de Isla de Maipo, siempre que sean vinos bien trabajados, son tres cepas que creo que tienen mucho que decir: el Carmenère con notas especiadas y mucho chocolate; el Cabernet Sauvignon con fruta roja y una boca muy amable; y el Sauvignon Blanc que entrega una intensidad y potencia más alta que el promedio, aunque sin alcanzar a Casablanca", dice Marcelo Retamal, responsable de los vinos Santa Inés De Martino.

En la Región Metropolitana existen más de nueve mil hectáreas plantadas, cifra que ha aumentado locamente en los últimos años tal como ha ocurrido en todo el país.

Pero al mismo tiempo y fruto de la competencia que se vive en los mercados internacionales, es que hoy existe una mayor preocupación por el estudio de su amplia variedad de suelos y algunos se atreven a vaticinar que en un par de años no se hablará del Maipo sino de zonas dentro del mismo.

"El valle tiene una buena raza, es indiscutible, pero si nos remitimos al tema del terroir hay en todas partes, pero los que quedarán en la historia, los que serán comparables con los clásicos del mundo, son muy pocos, porque hay que demostrar consistencia en el tiempo. Maipo cuenta con zonas que llevan, por lo menos, un par de décadas de reconocida calidad y eso afuera cuenta", explica Enrique Tirado, quien aprovecha de lamentar la falta de marketing y de unión entre productores para hacer del valle una de las lumbreras internacionales. Y no es el único.

Niña dorada

Aunque probablemente sean muchos los visitantes extranjeros que, por la cercanía con la capital, conozcan Concha y Toro, hayan almorzado en el restaurante de Viña Santa Rita, o hayan visitado la zona de Macul, pocos podrían creer que aún no existe una Ruta del Vino en el lugar y que hoy en la zona de Buin estén luchando porque no se instale un aeródromo privado al lado de sus viñedos.

"En Burdeos jamás permitirían que en Saint Emilion, su valle superlativo en calidad, se instalen este tipo de construcciones que no sólo afectan al medioambiente, sino también a la imagen a nivel internacional. Aquí falta una conciencia de lo que tenemos", dice Alvaro Espinoza.

Maipo, la niña dorada del vino chileno, sigue sacándole brillo a su nombre. Están los clásicos y los nuevos inversionistas que creen que no hay mejor lugar para plantar viñedos en Chile. Usted decide... con una copa en la mano.





Volver Índice Noticias