Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Obras del aeródromo de Buin parten con fuerte turbulencia (El Mercurio, 13 de marzo del 2005) - 14/03/2005 (Texto Original)

Alcaldes, parlamentarios y vecinos del sector denuncian engaño a autoridades y subterfugios para burlar la ley.

UZIEL GÓMEZ

El aeródromo de Buin comenzó a carretear en la pista para tomar vuelo, pero una intensa luz amarilla de advertencia está impidiendo su despegue definitivo.

El inicio de las obras hizo el efecto de la bencina al fuego para los alcaldes de Buin y Paine, Ángel Bozán y Patricio Achurra, respectivamente; los vecinos, representados por el dirigente Sergio España, y los parlamentarios DC de la zona, el senador Andrés Zaldívar y el diputado Edgardo Riveros.

Todos se unieron a coro contra el aeródromo San Gregorio del empresario Max Marambio, para denunciar la supuesta ilegalidad de los trabajos; y a la vez poner una cuota de duda sobre la viabilidad del proyecto aéreo.

Las razones de los oponentes son tres básicamente.

Primero, que las obras iniciadas "corresponden a otro proyecto, emplazado en el mismo lugar, pero denominado aeródromo Paula Jaraquemada".

Y que por tanto, segunda razón, no tiene los permisos ambientales de la Corema Metropolitana ni de los departamentos de Obras Municipales para iniciar los trabajos.

Significa que el que sí tiene los permisos es el proyecto San Gregorio y no el Paula Jaraquemada.

Y por último, criticaron que no se han adoptado las medidas de mitigación decretadas por la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), que obliga a reducir la contaminación acústica de 200 casas, colegios y postas del sector.

Los oponentes calificaron las obras como "un engaño a las autoridades y la comunidad, y un subterfugio para burlar la ley", según el senador Zaldívar.

"En Chile la ley no se la puede saltar nadie", agregó.

El edil de Paine calificó de "prepotente" el inicio de las obras porque intentan "imponerle a nuestra comunidad" el proyecto.

Su colega de Buin, Ángel Bozán, coincidió en que los ejecutantes del aeródromo han actuado "de mala fe y se burlan haciendo las cosas sin Dios ni ley".

Por ello los inspectores de ambos municipios multaron a la empresa para detener las obras, pero los juzgados de policía local deberán pronunciarse.

Lío por pista de tierra

La construcción de una pista de tierra es la causante del nuevo episodio en la pelea contra el aeródromo de Buin. Jorge Echeverría, gerente del proyecto y "brazo derecho" de Max Marambio, aseguró que las obras corresponden a una pista "particular y no comercial" de tierra, de 800 metros, que no requiere permiso municipal ni estudio de impacto ambiental. Sólo necesita la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil, que en este caso, ya la tiene desde 2003. "Como esa pista hay 202 en el país que funcionan sin ningún problema", dijo. La idea es utilizarla por sus dueños sin fines de lucro hasta tanto no se construya la definitiva de 1.200 metros asfaltados de largo. Por ahora, trabajan en los estudios de factibilidad técnica y económica del proyecto "verdadero", que aspira a convertirse en el nuevo Cerrillos, cuando éste quede cerrado a mitad de año. Echeverría aseguró que se realizarán todas las obras de mitigación para las casas del sector, ordenadas por una resolución de la Conama.





Volver Índice Noticias