Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Aviación civil: Buin apuesta a ser altermativa a Cerrillos (El Mercurio, 14 de agosto 2004) - 16/08/2004 (Texto Original)

El nuevo aeródromo estaría operativo a principios de 2005. Su capacidad inicial será de 35 mil vuelos al año.

UZIEL GÓMEZ

El cierre del aeropuerto de Cerrillos no sólo beneficiará a los 50 mil futuros residentes del Portal Bicentenario, que vivirán en un ambiente de 70 hectáreas rodeadas de áreas verdes, sino a los inversionistas del aeródromo de Buin.

La apuesta de la empresa "Los Silos de Nazareno", propiedad del empresario Max Marambio, es que su nueva pista de 1.200 metros de longitud y 23 metros de ancho se convertirá en la alternativa "natural" para las más de 40 mil operaciones de la aviación civil que se realizan en Cerrillos.

El tradicional aeródromo cerrará el 31 de diciembre próximo y el problema para los pilotos y clubes aéreos, que por décadas han usado la pista, es que no tienen dónde utilizar sus aviones.

El aeródromo de Tobalaba está colapsado, y el resto de las pistas cercanas a la capital no tienen la infraestructura necesaria de hangares y talleres que se requieren para albergar y reparar los aviones.

Es ahí donde el proyecto de Buin toma fuerza y genera optimismo en su gerente general, Jorge Echeverría. "Somos una verdadera opción para la aviación civil", dice.

Su apuesta es que ese público "cautivo" terminará yendo para su aeródromo porque "no hay otro lugar".

El proyecto

Echeverría explica que la inversión es a muy largo plazo, y que el complejo se irá extendiendo y construyendo a medida que el mercado lo determine.

El objetivo del proyecto es la "construcción y operación de un aeródromo privado de uso público para la aviación general, bajo los estándares establecidos por la Dirección General de Aeronáutica Civil".

El nuevo terminal permitirá 35 mil operaciones anuales en su etapa inicial, que está considerada para 2005.

Pero su capacidad total subirá a 85 mil vuelos al año cuando los hangares tengan estacionados a 370 aviones.

El aeródromo no tendrá vuelos instrumentales, lo que significa que los pilotos sólo deberán operar de día y guiarse por la visibilidad que les permiten las condiciones climáticas.

El proyecto se emplazará en 77 hectáreas y contempla una inversión de US$7 millones.

A la pista y al centro de control aéreo que se licitan este mes, se sumarán calles de rodaje, losa de prueba, talleres, estacionamientos, sistemas de agua potable, combustible y eléctrico.

El aeródromo posibilitará vuelos nacionales y apuntará a operadores heterogéneos, como clubes aéreos, empresas de maestranza de mantenimiento de aviones, entidades comerciales, privadas e institucionales, como unidades aeropoliciales.

En la nueva pista podrán operar aeronaves de hasta 5.700 kilos. Pero estará prohibida para aviones cuadrimotores, entre ellos los cargueros militares, como los Hércules C-130, y los que sirven diariamente las rutas aéreas. El sector de Buin fue seleccionado, según la empresa, debido a que tiene las condiciones meteorológicas compatibles; el control "positivo" del radar de Santiago sobre aviones en tránsito, y la instalación en sectores de baja densidad poblacional.

Comunicación

Ese lugar, a la salida de la capital y cerca de la ruta 5 Sur, también ofrece vías de comunicación expeditas.

Su ubicación fue elegida, además, porque el 75% de los vuelos procedentes de Santiago tiene un destino sur, por lo cual el proyecto "disminuirá el sobrevuelo de Santiago, Buin y Paine".

Echeverría anunció que a fines de mes licitará la construcción de la pista y el centro de control, para estar operativa a principios de 2005.

Litigio por aeródromo

Más oposición de la que esperaban ha tenido el aeródromo de Buin, que sin "nacer" ha tenido una andanada de detractores y recursos judiciales.

Así lo reconoció el gerente general de la empresa, Jorge Echeverría. Estas "piedras" en el camino han venido de empresarios, parlamentarios y del propio alcalde de Buin, Ángel Bozán.

En la Corte de Apelaciones se tramita un recurso de protección, que según Andrés Allamand, abogado de la empresa, no solicitó la orden de no innovar, lo que hace "imposible" que la justicia paralice el proyecto.

En la Corema Metropolitana se ventila otra apelación de los oponentes, luego que aprobara el estudio de impacto ambiental en abril pasado. Ambos procesos siguen su curso, sin que haya habido algún fallo. Por ello que Echeverría admite que el aeródromo no tiene "ningún impedimento", ni legal ni administrativo que paralice su avance.

Pero esta versión contrasta con la del edil Bozán, quien estima que la nueva pista no recibirá los permisos de aeronáutica civil, ni de cambio de suelo que emitirá el Ministerio de Agricultura.

Bozán también asegura que no entregará los permisos de construcción respectivos.

"No va a salir por razones técnicas. Será imposible que se materialice", advierte el alcalde.

Pero el ejecutivo replica que si cumple con los requisitos técnicos, el municipio está "obligado" a dar los permisos correspondientes.

VUELOS

AL AÑO hasta 85 mil operaciones aéreas podría recibir la pista de Buin cuando esté en su máxima capacidad. Son 30 mil más que las que operan en Cerrillos.





Volver Índice Noticias