Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Millonaria iniciativa de empresario Max Marambio a punto de zozobrar (El Mostrador, 11 de agosto del 2004) - 12/08/2004

General (R) Topali abandona proyecto de aeródromo en Buin . El retirado oficial de la FACH confirmó que los dueños de la empresa Silos de Nazareno, promotora del proyecto, le solicitaron que dejara la gerencia pues le aseguraron que la construcción del terminal aéreo no se materializaría.

El pasado 22 de abril la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región Metropolitana (Corema) aprobó el proyecto luego de dos años de tramitación, lo que daba luz verde a la iniciativa. Sin embargo, el bloque opositor a su construcción presentó pocos días después un recurso
de protección y otro de reclamación ante la Comisión Nacional del Medio Ambiente.

Topali -elegido para encabezar el proyecto debido a su experiencia en el tema y sus contactos con el mundo aeronáutico fue el primer oficial activo en criticar el cierre de Cerrillos sin que se ofreciera una solución a la aviación militar.

"Me dijeron que el proyecto no iba. Estoy fuera desde el 1 de julio". Así confirmó a El Mostrador.cl el general (R) de la Fuerza Aérea de Chile, César Topali, que abandonó la gerencia de una de los iniciativas que ha generado más controversia en la Región Metropolitana: la construcción del aeródromo San Gregorio, en Buin.

El retirado oficial reconoció que los dueños de la empresa Silos de Nazareno, promotora del proyecto -que tiene como accionista principal al empresario Max
Marambio- le solicitaron abandonara la iniciativa debido a que temían que no se materializara.

"De todas formas, si me lo piden voy a seguir colaborando con ellos, aunque sería una colaboración como outsourcing", explicó.

Además, informó que el estudio jurídico Schaulsohn y Allamand dejaron el proyecto el mismo día que él.

El pasado 22 de abril la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región Metropolitana (Corema) aprobó el proyecto luego de dos años de tramitación, lo que daba luz verde a la iniciativa. Sin embargo, el bloque opositor a su
construcción presentó pocos días después un recurso de protección y otro de reclamación ante la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama).

Características del aeródromo

La iniciativa se presentó por primera vez en octubre del 2002 y en enero del 2003 fue rechazada por mayoría en la Corema. La empresa Silos de Nazareno apeló al Consejo de Ministros de la Conama y éste determinó que faltaban
antecedentes para un pronunciamiento definitivo.

Desde entonces, la firma ha entregado tres adendas o informes con respuestas a las consultas de los servicios públicos que integran la Corema.

En el último informe técnico el comité de evaluación de la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región Metropolitana se determina que los impactos ambientales del proyecto "no son significativos".

Las variables analizadas son calidad del aire, niveles de ruido, recursos hídricos, flora, fauna, empleo, seguridad y salud, infraestructura y suelo.

Impacto ambiental negativo

La agrupación por la Defensa del Valle del Maipo, integrada por vecinos de Buin y Paine, quienes alegan que se verían perjudicados por el terminal aéreo, rebatieron el informe de la Conama RM mediante una carta que enviaron a los miembros de la Corema en la que se da cuenta de posibles efectos negativos ala comunidad.

En el informe, exponen que los efectos por el ruido serán "negativos e irreversibles", según los datos que entregó el propio titular del proyecto.

Consideran que el impacto en la calidad del aire "no ha sido evaluado", aunque se le solicitó al titular, por lo que no cumple con las normas impuestas por el Plan de Prevención y Descontaminación de la Región Metropolitana.

Además, aseguran que existen doce viviendas en la zona de alto riesgo del futuro terminal aéreo. Sostienen que ninguno de los servicios involucrados en el análisis del proyecto "verificó en terreno la existencia de casas".

Otra objeción de los vecinos es que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) no se pronunció sobre la instalación de dos torres -una de ellas de 28 metros de alto, para recepción televisiva- durante el proceso de recepción de antecedentes.

"La existencia de estas torres implica que el proyecto aeródromo San Gregorio, en caso de lograr la aprobación ambiental, no podría contar con la inmediata certificación aeronáutica para sus operaciones", afirman en una carta enviada a Pablo Badenier, director de la Conama RM.

Políticos en contra

La discusión del proyecto ha sido precedida por la pública oposición de la comunidad de la zona encabezada por el alcalde de Buin, Angel Bozán, a la que se plegaron los senadores Andrés Zaldívar y Jovino Novoa. A esto se suma la
oposición inicial hecha por los viñateros del Valle del Maipo, quienes han expresado su oposición a la iniciativa por considerar que dañaría la producción agrícola de la zona.

Precisamente, sobre ese punto se pronunció la Seremi de Agricultura en los últimos meses y aseguró que "el entorno en el cual se inserta el proyecto es eminentemente rural y con una clara vocación silvoagropecuaria, lo cual es
misión de la SEREMI de Agricultura mantener y preservar".

En esa línea, afirma que esta zona posee "Denominación de Origen, la que está internacionalmente reconocida y validada, además, existe un incipiente y promisorio turismo vitivinícola que genera una importante fuente de ingreso al sector y a la región".





Volver Índice Noticias