Imágenes    Sala de Prensa    Eventos    Personas & Ideas    Foros    Vínculos    Mercado del Valle    Tiempo Libre    Suscripciones 


Max Marambio echa a volar su polémico aeródromo en Buin - 24/07/2004 (Texto Original)

Desde Cuba, el empresario y ex GAP de Allende pone fecha para el primer semestre de 2005.

Sobre sus detractores dice que tienen una "visión vacuna del país" y son "poderosos que sienten que éste es un proyecto plebeyo".

Advierte que está preparado para "una guerra larga".

Por José A. López M.

"El aeródromo de Buin está despegando hacia el cielo". Esa es la frase que utiliza el empresario Max Marambio para desmentir, desde Cuba, los rumores "pueriles" que indicaban que su proyecto aeronáutico había capotado.

"Estamos haciendo todas las cosas en base a los resultados excelentes que hemos tenido en todas las instancias administrativas y judiciales. Después del primer cuartelazo que nos pegaron, que tuvo muchos visos de irregularidades, todos los demás procesos, sumarios, recursos, los hemos ganado casi por unanimidad", agrega con un tono triunfante.

Pugnas judiciales y administrativas que los detractores del proyecto estiman le costaron a Marambio medio millón de dólares, pero que él prefiere no cuantificar... "Gastamos muchísimo dinero".

Respecto a las nuevas acciones legales que han presentado los opositores a la construcción del aeródromo en el corazón del valle del río Maipo, este ex mirista y ex GAP de Salvador Allende asegura que serán "desestimadas por improcedentes". Así es que "aeródromo habrá".

Esta es una pelea de pesos pesados, porque a Marambio lo representa el abogado Andrés Allamand (ex presidente de RN). Como adversarios tiene al abogado Davor Harasic, a la empresa asesora Imaginacción del ex socialista Enrique Correa, y al poderoso empresario Ricardo Claro.

- ¿Está preparado para una larga batalla judicial?

- Estamos dispuestos a dar una guerra muy larga. No tenemos ningún problema con eso. Y veamos...

- ¿Cómo afecta eso el negocio?

- Mira, gastamos muchísimo dinero en la defensa y la preparación de toda esta historia. Y ahora podemos esperar todo el tiempo que sea necesario.

- ¿Tanto?

- Igual vamos a empezar muy pronto a construir la pista. Y vamos a comenzar a operar no más allá del primer semestre del próximo año.

- ¿En un 100%?

- No, no, no. Vamos a incorporarlo por etapas y eso dará tiempo para que la comunidad sana, la que no tiene ninguna idea preconcebida, se dé cuenta de que esto no tiene ningún problema para la convivencia en el valle.

Y agrega que a un costado del aeródromo se está terminando de construir una autopista "que cruza todo el valle, a la cual nadie le ha dedicado ni un segundo y eso es como si tu pusieras 40 aeródromos: es de 120 Km/h, opera 24 horas los 365 días del año y nadie ha dicho una palabra en términos de las cosas que nos adjudican a nosotros, como posibilidades de contaminación, por ejemplo".

"Visión vacuna"

- ¿Por qué cree que le han declarado la guerra a su proyecto?

- Hay un grupo de poder importante ahí, gente que tiene una visión vacuna - de vaca, aclara- del país. Gente que tiene una lógica de latifundista que siente que Chile es de su propiedad y que por muchos años han hecho lo que les ha dado la gana. Aparentemente sienten que éste es un proyecto plebeyo. Que el valle es de ellos y que todo lo que sus ojos miran debiera estar bajo su control.

- ¿Cómo es eso?

- Hay gente que se ha preocupado de que el gasoducto no pase por sus tierras, sino que por arriba del cerro, lo cual debe haber costado millones. O que la autopista se corra seis kilómetros al weste para que no pasara cerca de sus dominios. Gente que hace eso, imagina lo que puede pensar que es capaz de hacer. Son las mismas capaces de bajar candidatos presidenciales y ese tipo de cosas.

- ¿Cree que puede haber alguna animadversión hacia su persona y su historia política?

- No lo sé.

"En su momento de esplendor, será como Tobalaba"

- Pero, ¿cuán grande podría llegar a ser su aeródromo?

- En su momento de esplendor, y eso se va a demorar muchos años, será del tamaño de Tobalaba en términos de operaciones. Eso sería lo más grande que podría ser.

- ¿No teme que tanta polémica y enemigos le quiten clientela a su negocio?

- Hay un problema de mercado. Si algo no te gusta, la gente puede hacer una campaña... pero Santiago necesita desesperadamente una alternativa a Tobalaba, que está muy saturado. Y los 70 aviones de Los Cerrillos que se quedan fuera se tienen que repartir. No hay una alternativa en la Región Metropolitana.

"Va a haber un campo aéreo, guste o no"

- ¿Qué pasa con Melipilla, Rancagua, etc.?

- Calculamos desde Santiago, por la autopista nueva, 20 minutos hasta nuestro aeródromo. Sí hay otras alternativas fuera de Santiago: Rancagua está subutilizado, pero no veo a una persona que vaya a tomar el avión a Rancagua para volar a Curicó. Eso no existe. Por ese lado no nos preocupa.

- ¿El proyecto sigue siendo una inversión de US$ 10 millones?

- El proyecto, en toda su etapa de de-sarrollo, debiera valer eso o podría ser más. Pero nosotros lo vamos a ir haciendo en las etapas que estimemos. Si tienes 40 aviones de clientes, no tiene ningún sentido que hagas hangares para 300. Lo único que tenemos que hacer es la pista de más de 800 metros, eso es lo más importante. Todo lo demás es modulable en el tiempo.

- ¿Por qué los rumores de que el proyecto no va?

- Son interesados y pueriles. Que no quepa la menor duda de que vamos a hacer el aeródromo. Tenemos un proyecto que en toda su amplitud es un aeródromo "x", pero hay una cuestión que nosotros podemos hacer en base a los derechos que nos dan los permisos actuales: abrir una pista privada en la cual tengamos un club e invitemos a todos los que queramos a aterrizar. De que ahí va a haber un campo aéreo, va a haber un campo aéreo; le guste o no le guste a quien no le guste.

Los Cerrillos, irreemplazable

- ¿Van a ser la alternativa a Los Cerrillos, que cierra el próximo año?

- En modo alguno. Ese es un comentario interesado que han dejado correr. Los Cerrillos es irreemplazable y el 80% de sus operaciones se mueren con él. Aspiramos a que una parte de los aviones ligeros (Buin no recibirá naves de más de 5.600 kilos) llegue acá. Esto es para la aviación general, no para vuelos comerciales. Es un aeródromo, no un aeropuerto.





Volver Índice Noticias